Nuestra Historia

Captura de pantalla 2022-07-26 a las 16.42_edited.jpg

A principio de los años sesenta del pasado siglo, cuando la mayor parte de los países europeos salían de la recesión económica provocada por la Segunda Guerra Mundial y España se abría al turismo, Antonio Moll Sureda, que hasta entonces se había dedicado a la agricultura, inició su

actividad como empresario turístico.

 

Su madre le donó un pequeño terreno en Font de Sa Cala y fue allí donde proporcionó un lugar para que los primeros turistas que visitaban Capdepera, pudieran instalar sus tiendas de campaña, cerca del mar. Antes había estudiado el Camping que ya existía en Porto Petro y su dueño, Miguel Verger, le había mostrado las instalaciones que le servirían de modelo para su futuro negocio. 

 

Poco a poco, Antonio fue dotando al Camping de instalaciones que permitieran una instancia más cómoda a sus clientes y su familias. Primero unos baños y duchas, después un pequeño comedor y las primeras habitaciones del establecimiento. Con el tiempo fue comprando los terrenos vecinos y construyendo pequeños edificios y las instalaciones deportivas que siempre han constituido una singularidad del establecimiento. Desde el principio, enfocó el negocio hacia el turismo familiar, que ha constituido su clientela fundamental, y a la que se le proporcionaba una animación inspirada en lo que fueron los orígenes del Club Med. 

 

Antonio Moll Sureda se casó en Capdepera con Margarita Massanet Servera, en diciembre de 1963, y con su ayuda fue haciendo crecer el Camping hasta convertirlo en lo que entonces se conocía como Ciudad de Vacaciones. La modernización de las instalaciones y la sustitución de las iniciales edificaciones por otras que se adecuaran a las exigencias de calidad a que obligaba la nueva industria hotelera, abocó en lo que ahora es el Hotel Beach Club Font de Sa Cala tal como conocemos en la actualidad.